Reseñas libros

Sobre alimentación vegetariana, sostenibilidad y reseña del libro Vegetarianos con Ciencia.

Este fin de semana pude dedicarme a leer el libro Vegetarianos con Ciencia de Lucía Martínez Argüelles, nutricionista y blogger a la cual admiro y de la que estoy aprendiendo mucho.

Este libro no me lo he leído, me lo he estudiado y aunque me lo compré en formato ebook por una oferta que hubo en Amazon, creo que en cuanto pueda me lo compraré en formato papel para poder prestárselo a quien me lo pida y poder consultar más fácilmente todo lo que he subrayado que ha sido bastante. Como recién graduada me ha venido muy bien para asentar e incrementar conocimientos en cuanto a dieta vegetariana y todo lo que tiene que ver con ella.

Lo recomiendo especialmente a personas que tengan prejuicios con respecto a la dieta vegetariana en todas sus variantes, desde ovolactovegetarianos a veganos (vegetarianos estrictos). Por supuesto también lo dejo recomendadísimo a aquellos que sean vegetarianos o quieran serlo, o para los que como yo, siendo omnívoros, queremos reducir nuestro consumo de alimentos de origen animal ya sea por salud, por sostenibilidad, o por el motivo que sea.

Sobre todo si tenéis dudas con respecto a los déficit de nutrientes que puedan tener los vegetarianos, de dónde proceden algunos suplementos como la vitamina B12, este es vuestro libro y Dime que comes, uno de vuestros blogs.

Si tenéis prejuicios con respecto a los suplementos de B12, como spoiler de lo que os váis a encontrar en este libro os diré que la B12 es de origen bacteriano, está presente en la tierra y en pequeñas cantidades en las verduras sin lavar, evidentemente consumir verduras sin lavar no es seguro y por lo tanto no es recomendable. En cambio los animales herbívoros cuando viven en un entorno natural sí que consumen vegetales sin lavar. Salvo aquellos que solo consumen animales criados en libertad y comiendo pasto, el resto de personas omnívoras ya estamos consumiendo suplementos de B12 de forma indirecta, ya que la B12 que consumen los animales de cría industrial procede de la suplementación de los piensos (1).

Nuestras bacterias intestinales también sintetizan B12 pero la mayor parte se elimina por las heces, con lo cuál el aporte debe ser exógeno, así que tanto veganos como ovolactovegetarianos deben suplementarse.

Continuando con la reseña del libro, considero que debería leerlo todo el mundo que quiera llevar una alimentación saludable, ya que resume muy bien las pautas dietéticas que la población general debería seguir. Tengamos en cuenta que se puede ser vegetariano y estar comiendo muy mal, no olvidemos que el azúcar en casi todos sus formatos exceptuando la miel, son veganos (panela, azúcar moreno, siropes varios…), al igual que la bollería industrial y la margarina. Además por nuestra salud deberíamos reducir el consumo de alimentos de origen animal, una dieta vegetariana bien planteada, previene enfermedades y puede ser muy útil en algunas patologías, hay suficiente evidencia científica al respecto y está todo perfectamente argumentado en este libro. Así mismo, si aún hay alguien que siga pensando que una dieta vegetariana no es saludable no tiene más que leer la postura de la Academia Americana de Nutrición y Dietética.

Parece que en nutrición hay dos bandos en cuanto a alimentación vegetariana se refiere, los provegs y los que no. Quiero dejar mi postura clara en este sentido, diciendo que me considero provegs o vegan-friendly, aunque no soy vegetariana. Como he comentado antes soy omnívora, aunque intento ser ovolactovegetariana varios días a la semana por salud y también por ideales y gustos personales. También uso otro tipo de productos no alimenticios de origen animal, aunque los compro poco. Quizás algún día tenga la fuerza de voluntad suficiente para ser vegetariana y renunciar sobre todo al pescado y el marisco que me gustan tanto, ya he renunciado a muchos alimentos por mis ideales y conocimientos, con más o menos esfuerzo, sería cuestión de dar un paso más. De momento lo que pretendo tanto personal como profesionalmente es frenar el consumismo de productos de origen animal, tanto por salud como por sostenibilidad, y comprar local y de temporada en la medida de lo posible. Creo que siempre será mejor hacer un 80, 50 o un 10% que no hacer nada.

Os dejo el trailer del documental Sustainable Eating para que tengáis una idea de lo que estoy hablando cuando hablo de sostenibilidad y para que lo tengáis en cuenta en vuestros propósitos de año nuevo y en vuestras comidas y cenas en estas fiestas.

Me parece injusto, aunque de valientes y gente con las ideas muy claras, que algunas personas decidan renunciar a consumir algunos alimentos para intentar compensar un poco el consumismo de otros y dejar de apoyar unos modelos de producción. Porque al contrario de lo que muchos piensan, no todos los vegetarianos optan por este estilo de vida solo por puro amor a los animales.

Por todo esto, y viendo lo difícil que es ser coherente con tus ideales en todos los productos que consumimos, no puedo sino admirar a las personas que deciden ser vegetarianos en cualquiera de sus variantes, algo que no es solo una opción dietética, es un estilo de vida que va más allá de la alimentación.

Quiero cerrar este post tan largo con algunas frases que aparecen en el libro que me han gustado especialmente y que creo que dan en el clavo, algunas son del prólogo escrito por Aitor Sánchez y que podéis leer completo en su blog.

“La sociedad del siglo XXI no está preparada para aquellos que siempre hacen un esfuerzo, los exprimen, les exigen más… y en lugar de mirarse y analizar qué hacen ellos por cambiar el mundo, buscan cómo los otros no llevan al extremo sus convicciones. Así no, así no es como avanzamos colectivamente como sociedad”.

Aitor Sánchez

“Quizás es hora de cambiar un paradigma, dejar de escandalizarnos por gente que se quiere hacer vegetariana. Nadie se escandaliza cuando ve a una familia alimentando a su chaval con prescripciones televisivas y publicitarias. Quizás llegue un día donde giren las tornas y veamos ridículo el comer para tener un culo perfecto”.

Aitor Sánchez

“Una ciencia privada de conciencia humanística es algo tan estremecedor como una conciencia que habla del mundo a espaldas de la ciencia”

(1) Martínez Argüelles, L. Vegetarianos con Ciencia. Arcopress; 2016.

2 thoughts on “Sobre alimentación vegetariana, sostenibilidad y reseña del libro Vegetarianos con Ciencia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s