Experiencias

Máster de Nutrición Clínica, primeras impresiones.

Hola de nuevo, llevaba meses sin publicar nada y siento que la primera entrada después de tanto tiempo sea para hablar de una experiencia personal y no sobre un tema de alimentación, pero creo que a mis compañeros nutris les puede interesar.

Como ya sabréis, en junio acabé la carrera y como todo el mundo cuando acaba me preguntaba qué hacer después. Mi prioridad siempre ha sido y sigue siendo encontrar trabajo, luchar para encontrar trabajo como nutricionista pero también pensaba ¿y si no me sale nada, qué voy a hacer durante el siguiente curso? Tener un año sabático no era una opción para mí, así que comencé a informarme de todo lo que podría estudiar relacionado con la nutrición. Estuve unos cuantos meses obsesionada con el tema. Pregunté a varios profesores de la facultad donde estudié y a otros nutricionistas que ya llevan un tiempo trabajando su opinión sobre distintos masteres y títulos propios, prefería esto y no cursos cortos porque pienso que el día que esté trabajando es más fácil compaginar cursos que un máster que implica más dedicación y tiempo, en cambio no sabía cuándo iba a tener otro año como este.

Sinceramente en este caso las opiniones de los profesores no me fueron de mucha ayuda, porque no conocían ni la universidad en la que se impartía el máster en el que estaba más interesada, ni tampoco conocían a nadie que hubiera realizado esos másteres y títulos propios por los que pregunté. Algunos me decían que no les convencía ninguno, otros me decían que siguiera a mi corazón, en fin, que no me sirvió de mucho preguntar y al final hice lo que me parecía (o lo que me dijo mi corazón como me dijo ese profesor 😛 ).

Finalmente me decidí por el máster de nutrición clínica de la UCAM  que acabo de comenzar. Es un máster oficial (nivel MECES 3) que da créditos para el acceso al doctorado (60 créditos). Si alguno no me cree (me ha pasado), puede consultarlo en el enlace anterior y en el BOE, concretamente en la página 82895 (página 5 del pdf). Me parece bastante osado que me discutan si el máster es oficial o no cuando antes de invertir tanto dinero en algo así me he asegurado de leerme bien toda la información y, obviamente, de ponerme en contacto más de una vez con la universidad. Además, y si no fuera oficial ¿cuál es el problema? eso no significa que no pueda ampliar tus conocimientos o servirte incluso para obtener un empleo, hay muchos títulos propios y cursos que son muy interesantes también. Sí que es cierto que los créditos son interesantes y además al ser oficial nos permite pedir la beca del ministerio de educación, que fue uno de los motivos por el que me decidí por este y no por otro, aunque no sé si me darán la beca.

Este máster tiene prácticas, otro de los motivos por el que me interesé por él, y tiene dos módulos de especialización, atención nutricional e investigación, yo me he decantado por la atención nutricional ya que aunque no descarto ampliar mis conocimientos sobre el método científico, la consulta nutricional es una experiecia que tengo muy claro que quiero tener en el futuro, aunque esto no significa que descarte las salidas menos típicas de esta carrera, no descarto nada.

A pesar de ser un máster de una universidad privada, su precio es bastante asequible (no tan caro como otros máster, pero sigue siendo caro, no hay ningún máster barato) y similar al de las universidades públicas. A este precio hay que sumarle los viajes a Murcia si vivimos fuera y la estancia allí. Como es un máster semipresencial, viernes por la tarde, sábados por la mañana y algún sábado por la tarde, la mayoría de los que vamos de fuera de Murcia nos quedamos en un hotel. En principio como no conocía a nadie me quedé en una habitación yo sola, pero ahora seguramente la próxima vez que vaya compartiré habitación con alguna compañera de máster. Otros compañeros han optado por ir a vivir allí.

A partir de marzo, ya no hay clases, comienza el trabajo de fin de máster y las prácticas que duran 10 semanas.

En cuanto a los exámenes, son al final de cada módulo, en enero y en febrero.  Esto era algo que me preocupaba porque había visto en el calendario que los periodos de evaluación duraban una semana y no sabía muy bien cómo iba hacer para ir allí y quedarme tanto tiempo sin dejarme un dineral, pero según lo que nos contaron el primer día de clases, los exámenes son online y de tipo test. Tienes un plazo de una semana para acceder al examen, pero una vez que lo abres tienes 2 horas para hacerlos y los tienes que hacer de seguido, es decir una vez de que abres el examen tienes que acabarlo. El hecho de que los exámenes sean online, por una parte me alivió porque saber cómo haría para quedarme allí tantos días ya no era un problema, pero por otra parte me decepcionó un poco porque eso hace pensar que no te exigen mucho. De todas formas, para mí lo importante del máster es ampliar los conocimientos de la carrera, y lo de los exámenes, aunque creo que son importantes para asentar conocimientos, el hecho de que exijan menos en este sentido (aunque habrá que ver luego cómo son los exámenes y no confiarse demasiado) no significa que no aprendas, hay muchas carreras (no ha sido el caso de la mía) en las que los exámenes tampoco son los protagonistas y se dan más importancia a los trabajos de clase por ejemplo.

Confieso que cuando estaba llegando a Murcia, una ciudad que no conocía, viéndome con el tiempo justo para ir al hotel y poder llegar a la facultad a tiempo para empezar las clases puntual, me puse tan nerviosa que empecé a arrepentirme del berenjenal en el que me he metido, a la vuelta me pasó lo mismo, el viaje en este caso es lo peor, pero es lo que he elegido así que ahora tengo que apechugar y acabarlo.

También tengo que decir que los nervios de cuando llegué se me pasaron cuando me fui encontrando con gente muy simpática y amable, muy dispuesta a ayudar y gracias a ellas conseguí llegar al hotel, a la facultad y al aula a tiempo. No tuve tiempo de ver mucho de la ciudad, la única foto que saqué la hice cuando me iba y porque decidí ir andado a la estación para ver un poco más.

Las primeras clases me han dejado una buena impresión, la primera fue sobre nutrición en errores innatos del metabolismo y sí que vimos mucho más de lo que había visto en la carrera en dónde solo se dan unas pequeñas pinceladas. El profesor que impartió estas clases es pediatra, especializado en nutrición infantil y parte del material de la clase estaba basado en su propia experiencia profesional, con imágenes y casos clínicos reales en los que él ha trabajado. Estuvimos haciendo varios casos prácticos desde la primera clase y se aseguraron de que aprovecháramos bien el tiempo, eso fue lo que más me gustó ya que hace que merezca la pena ir hasta allí y amplía el contenido de las diapositivas lo cuál aporta mucho más que si no vas a clase. Por otro lado, estamos distintos tipos de profesionales realizando este máster lo cuál también es muy útil e enriquecedor al realizar los casos prácticos y en las clases en sí, hay biólogos, endocrinos, farmacéuticos y hasta un psiquiatra infantil pero los nutricionistas ganamos por goleada ya que es un máster enfocado principalmente para nutricionistas.

De momento ninguno de los profesores que he tenido (solo he conocido a dos) son nutricionistas, pero por mucho que nos duela, de momento nuestra profesión sigue siendo nueva en este país y los que han tenido más contacto con la nutrición en diferentes patologías han sido sobre todo los médicos en especial los endocrinos, y nos guste o no saben mucho de nutrición, o al menos en los casos que conozco que han dedicado toda su vida a trabajar e investigar en este campo. En lo que creo que los nutricionistas tenemos ventaja es que nosotros sobre alimentos sabemos más y por eso es importante nuestro trabajo en conjunto con otros profesionales, espero que se nos vaya dando esa oportunidad en la Sanidad Pública de una vez por todas, pero aún nos queda mucho trabajo por hacer. Esto era algo que quería recalcar ya que considero que sí, que nosotros sabemos o deberíamos saber más sobre alimentos, pero en otros aspectos estamos cojos y algo que tanto nosotros como otros profesionales tenemos que valorar es el trabajo multidisciplinar del que nos beneficiamos tanto nosotros como el paciente.

Creo que ya os he contado todo, el día que lo acabe volveré a escribir para contaros mi opinión, cómo ha ido el máster, si cumple o no mis expectativas y si considero que merece la pena o no, aunque seguramente eso lo sepa más adelante.

 murcia

3 thoughts on “Máster de Nutrición Clínica, primeras impresiones.”

  1. ¡Hola Leticia! Me gustaría preguntarte qué te ha parecido el máster, ya que acabo de terminar nutrición y me interesa la parte clínica. ¿Me podrías dar tu opinión sobre las clases, profesores, prácticas, etc.? ¡¡Muchas gracias de antemano!! Saludos.

    Me gusta

    1. ¡Hola Elba! Pensaba escribir mi opinión sobre el máster en octubre, cuando ya haya defendido mi TFM, que lo he dejado para septiembre. Si quieres puedes mandarme tu dirección de correo al mío o te cuento a través de mensaje por Facebook o Instagram. Así te lo cuento mejor. Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s